Cristina Galmiche en Expertos en Estética (#370)

Ha posicionado la oxigenación como un must de belleza y está convencida de que “cuidarnos es fundamental no solo por una cuestión de imagen, sino también porque conseguimos cultivar nuestro bienestar psíquico y emocional”. Hablamos con la experta en belleza Cristina Galmiche.

Su problema con el acné la empujó a buscar soluciones donde no las había, y al comprobar que la perseverancia y los aliados cosméticos y estéticos adecuados conseguían resultados positivos, se enamoró de su profesión para siempre.

Expertos en Estética: ¿Podemos decir que hay un antes de Cristina Galmiche o la esteticista ha estado siempre ahí?

Cristina Galmiche: Me gusta la belleza y la estética desde que tengo uso de razón. En mi infancia en Jaén ya hacía ‘experimentos’ con vecinas y compañeras de clase. Pero empecé a barajar seriamente dedicarme a este mundo cuando tuve problemas muy severos de acné en mi adolescencia. Por aquel entonces el mercado no ofrecía soluciones y lo pasé muy mal. Ahí tuve claro que quería ayudar a mejorar la piel y el bienestar psicológico de las personas. De eso hace 30 años.

EE: ¿Qué soñaba en aquel momento?

CG: Ver a la gente feliz después de haber solucionado un problema. Cuidarnos es fundamental no sólo por una cuestión de imagen sino también porque conseguimos cultivar nuestro bienestar psíquico y emocional. Cuando empecé a ver lo que conseguía en cabina gracias al compromiso, la perseverancia y los aliados cosméticos y estéticos adecuados, experimenté un flechazo irremediable con mi profesión que me ha llevado hasta donde estoy. Tenía claro que quería mi propio centro y mi propia línea cosmética, que va a cumplir 25 años.

EE: ¿Han cambiado sus sueños?

CG: Se han expandido. Mi primer centro fue el de Alcalá de Henares pero quería que el proyecto creciera. Así que me lancé y abrí un segundo centro en Madrid. Apenas seis años después, inauguro otro local mucho más ambicioso, también en la capital, que además va a funcionar como escuela de formación que prepare a esteticistas experimentadas para tratar toda clase de problemas a través de mi método, contando siempre con el apoyo de mi línea cosmética. Un ritual que ha crecido también junto con el proyecto; ahora cuenta con siete productos y siempre estoy trabajando en nuevas formulaciones y funciones.

EE: ¿Qué aporta su cosmética que no haya en otras marcas?
CG: Es un tratamiento para casa, pero tiene que ir siempre acompañada de una terapia profesional que incluye diagnóstico, protocolo a medida en cabina y seguimientos muy rigurosos. Se trata de una línea testada siempre en cabina y que se ha desarrollado muy estrechamente entre un laboratorio especializado y una esteticista experimentada. Lo que compra un cliente es toda una filosofía de cuidado.

EE: ¿Qué le impulsó a crearla?
CG: La ausencia de firmas profesionales especializadas en pieles conflictivas. Es un cuidado muy completo que además se puede ampliar con sueros específicos u otro tipo de cosméticos, porque es una formulación que no satura el rostro de activos.

EE: ¿Qué destacaría de su trayectoria?

CG: En primer lugar, lo que he conseguido en muchas pieles con acné y otros problemas cutáneos a lo largo de 30 años. Todos los días me encuentro a clientes que me reciben con muchísimo cariño y una inmensa sonrisa, y que incluso me traen ahora a sus hijas e hijos adolescentes para que los ayude. Para mí es un orgullo. Con toda la humildad, creo que he conseguido volver a posicionar la oxigenación con credenciales como un must de belleza que nunca habría que abandonar.

EE: Tiene su propio ritual con muy buenos resultados, especialmente para el acné. ¿Cómo lo inventó?. ¿Sigue fiel a sus orígenes o va evolucionando?

CG: Surgió cuando trataba muchas pieles con problemas y no había cosmetología profesional adecuada para estos casos. La esencia del ritual, aportar un cuidado respetuoso con el pH y regenerar y nutrir la piel de forma constante, sigue intacta, pero la he reformulado y sofisticado acoplándome a los avances técnicos y cosmetológicos. Los activos que utilizo son siempre naturales. Pero, por ejemplo, este último año he incorporado a la fase de limpieza la Loción Equilibrante, que refuerza el manto hidroli- pídico mientras trabaja como un exfoliante muy suave. Realmente creo que el secreto de cualquier piel bonita es que respire y esté limpia. Lo que yo ofrezco es muy especial, desde el desmaquillado al drenaje poro a poro de las imperfecciones, pasando por la cosmética que se selecciona para cada persona. Es un trabajo artesanal, delicado y sorprendentemente efectivo. A veces el tratamiento más sencillo, hecho con maestría, es el más espectacular.

Ritual de Belleza para casa de Cristina Galmiche

EE:¿Las manos son su mejor herramienta de trabajo o concede espacio a la aparatología?
CG: Ambas cosas se pueden complementar, aunque es cierto que mi tratamiento estrella, las oxigenaciones y ex- tracciones, requieren unas manos profesionales muy bien formadas. Son protocolos artesanos que conseguimos potenciar gracias a la aparatología adecuada. Mi opinión es la misma en los corporales, aunque en este caso hay dispositivos muy punteros que realmente obran milagros en problemas como la flacidez o la celulitis sin necesidad de recurrir a tratamientos invasivos.

EE: ¿Quién es Cristina Galmiche?

CG: Es mi ‘alter ego beauty’, de hecho Galmiche es el apellido de mi suegra, que fue una de las personas que más me apoyó cuando me decidí por la estética. Pero además, Cristina Galmiche es esa profesional a la que confiar la piel porque transmite honestidad y muchos años de experiencia. Es una especie de “mami beauty” que guía dentro y fuera de cabina.

EE: ¿Cómo se definiría a sí misma?

CG: Soy sociable y empática por naturaleza, me gusta trabajar con gente y jamás vendería algo que no fuera bueno o no ofreciera resultados. Además soy muy trabajadora, perfeccionista y algo cabezota; si me empeño en algo, termino consiguiéndolo. Por último soy tremendamente curiosa, me encanta aprender y creo que una de las mejores formas de conseguirlo es viajando, que es mi pasión.

EE: ¿Y cómo lleva la conciliación, una palabra tan de moda últimamente?
CG: Además de esteticista, soy empresaria. Las mujeres hemos tenido que hacer grandes sacrificios personales para sacar nuestro proyecto adelante. Hubo una época en que tuve que hipotecar mucho tiempo, que le restaba a mi vida personal. Pero ahora cuento con un equipo en el que confío plenamente, por lo que delegar me resulta mucho más fácil.

EE: ¿Cómo prepara a su equipo para que lleven su sello?

CG: Todas mis esteticistas están formadas en muchas técnicas, y de hecho nunca paran de actualizarse y seguir formándose porque además les doy muchas facilidades para que lo hagan. Siempre preparo personalmente a todas las personas que se incorporan, de hecho hay ciertas cosas (como las extracciones) que nadie hace en mi centro sin haber pasado una formación muy extensa. A veces se prolonga hasta dos años, pero creo que esto es uno de los pilares de mi éxito.

EE: ¿Y usted, sigue reinventándose?

CG: Estoy en constante formación. El mundo de la estética profesional está experimentando un auge en cuanto a soluciones e innovación en el que hay que estar siempre muy sumergida para no perder el tren.

EE: ¿Le gustaría seguir creciendo?

CG: Hay muchas formas de crecer. Me gustaría que mi método se expanda y pueda servir en un futuro a otras profesionales. Yo trato -al menos la primera vez- a todas las pieles que acuden a Cristina Galmiche; y no sólo eso, el diagnóstico, seguimiento y pautas del protocolo las voy ajustando a medida que la piel va evolucionando. Creo que un servicio tan detallista perdería calidad si apostase por expandirme demasiado, tendría que encontrar una fórmula para que mi método no perdiese calidad.

EE: ¿Cómo divide su tiempo entre sus centros?

CG: Me gusta ver a cada persona antes, durante y después del tratamiento que pauto. Es fundamental que la clienta vea que sitúas todas tus casas al mismo nivel, eso da una imagen de excelencia que me parece fundamental.

EE: ¿En qué se considera pionera?

CG: En apostar por un tipo de cuidado progresivo, sostenible y respetuoso de la piel desde mis inicios. Ahora oímos mucho eso de ‘slow beauty’, yo lo llevo defendiendo 30 años.

EE: ¿Qué le queda por hacer?

CG: Como esteticista, muchísimas cosas; siempre estoy buscando formas nuevas de potenciar y mejorar tanto mis técnicas en cabina como mi línea. Como empresaria, me gustaría explorar otros mercados como el latinoamericano o el árabe, que me parecen muy interesantes.

El nuevo espacio de Cristina Galmiche en C/Núñez de Balboa, 103

EE: ¿Es la estética un artículo de lujo?
CG: No tiene por qué serlo, de hecho mi público se caracteriza por ser muy heterogéneo. Pero desafortunadamente, hay personas que tienen que elegir, y depende de las prioridades de cada uno; hay gente que prefiere invertir en una televisión o un coche, y otras para las que una piel bien cuidada es fundamental. No es un bien de primera necesidad -como los alimentos o la vivienda- pero hablamos de un órgano que sufre y puede generar muchas enfermedades si no se cuida y protege.

EE: ¿Ha robado la medicina estética espacio a la esteticista?
CG: En absoluto. Todo lo contrario, creo que funcionan fenomenal como disciplinas complementarias. A mí me parece un tándem perfecto. De hecho, en el nuevo centro le voy a dar mucho más protagonismo a la medicina estética. Con la cirugía soy más cauta, porque es más agresiva. Pero creo que como todo, se puede complementar.

EE: ¿Ha cambiado la estética y la esteticista en estos 30 años?
CG: Como disciplina profesional se ha revalorizado mucho. Hace años, mi profesión se consideraba un ‘trabajo menor’. Hoy la esteticista es una figura relevante, con una capacidad de influencia y prescripción increíble. La cultura del cuidado profesional ha avanzado muchísimo en general y eso hace que las personas nos perciban con ojos muy distintos. Estamos en un momento muy interesante, en el que el sector se ha profesionalizado mucho y existe realmente un mercado en auge.

EE: ¿Y la competencia?
CG: Lo único que no me convence dentro de otras propuestas es la moda de hacer faciales en 20 minutos con la clienta sentada, u ofrecer tratamientos con dispositivos/ principios activos de muy mala calidad solo para vender.

EE: ¿Hay intrusión en este sector?

CG: Sí, como en todos. Por eso mismo le otorgo tanta importancia al concepto de formación a mi filosofía como esteticista, e intento inculcarlo en mi equipo. Y por eso mismo, mi proyecto formativo va a ir dirigido sólo a esteticistas homologadas; quiero que mi línea y mi método sólo lo manejen profesionales.

EE: ¿Cómo son l@s client@s de hoy?

CG: Están más informados gracias a internet y otros canales y eso los convierte en consumidores más exigentes.

EE: ¿Qué es lo que más os piden?

Mantener la piel jugosa, limpia  y luminosa, suele ser la tónica general en rostro, junto con la mejora de la contención del envejecimiento si se trata de un cliente más maduro. Pero además, la gente demanda mucho su espacio de cabina para desconectar y disfrutar de un momento de mimo; con la vida frenética, hiperconectada e hiperpolucionada que vivimos, el centro de estética se convierte en ese refugio que además nos embellece.

EE: ¿Rostro o cuerpo?
CG: Piel. Aunque me distinga como facialista, mis corporales son igual de exigentes y efectivos. Más que preferir trabajar unos u otros, a mí lo que me gusta es buscar el resultado más eficaz. Es un reto igual de bonito y gratificante acabar con un acné, que mejorar el cuerpo de una mamá primeriza.

EE: ¿Algún tratamiento por el que sienta un especial cariño?
CG: Mi ritual para embarazadas, Mamá Confort. Es totalmente manual y muy sensorial y con él ayudamos a muchas mujeres a disfrutar de una maternidad más plena. Lo combinamos con reflexología podal y cosmética natural. Todas se van encantadas.

EE: ¿Cómo se dibuja el presente inmediato de Cristina Galmiche?
CG: Muy emocionante. Tengo muchas ganas de arrancar con el centro nuevo y la escuela. ¡Va a ser una aventura! Mi reto es conseguir que mi formación sea un referente dentro del sector.

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar