Cómo tener una piel luminosa en tres sencillos pasos

Cómo tener una piel luminosa en tres sencillos pasos
Cómo tener una piel luminosa en tres sencillos pasos

Además de tener una piel sin acné, con el poro liso e impecablemente cincelada, uno de los deseos que más se repiten sobre el cuidado de la piel es conseguir un cutis envidiablemente brillante para siempre.

No estamos hablando de iluminadores o bases para suavizar la piel (aunque son excelentes trucos para los impacientes); sino que deseáis ese brillo natural que se ilumina desde adentro, y que permite que nuestra piel se vea genial sin maquillaje.

La falta de brillo puede percibirse durante todo el año, pero es cierto que se hace más evidente durante los meses más fríos, cuando la piel se vuelve pálida, seca y las manchas se perciben más.

Resulta que conseguir el brillo que deseáis no es tan difícil. Aquí, Cristina Galmiche os brinda los mejores consejos y explica cómo lograr una piel brillante en tres sencillos pasos.

Paso 1: Hidratar


“La piel puede parecer opaca debido a la deshidratación, el daño por exposición a la luz y el aumento de la laxitud de la piel, todo ello puede conducir a mostrar una piel falta de luminosidad y con un tono apagado“, dice Galmiche.

“Un hábito que no cuesta mucho y que será de gran ayuda es asegurarse de que nos estamos hidratando lo suficiente, porque perdemos agua a lo largo del día.

La buena turgencia (tensión) de la piel comienza con la hidratación”, añade Galmiche.Además de beber muchos líquidos durante el día, también es imprescindible usar un buen humectante.

Recomiendo utilizar humectantes con agentes como el ácido hialurónico que ayudan a retener el agua y hacen que la piel esté hidratada“.

Paso 2: Exfoliar


Es importante eliminar las células muertas de la piel que pueden estar contribuyendo a esa sensación de opacidad. “Recomiendo la aplicación de un peeling enzimático suave que elimine las células muertas y suavice la superficie de la piel promoviendo la renovación celular. Los peelings enzimáticos con efecto antibacteriano y antiinflamatorio normalizan la actividad de la glándula sebácea y disuelven las células muertas, mejorando el tono de la piel.

Además, conseguiremos aliviar la sequedad, atenuar las manchas, equilibrar las pieles que tengan acné, estimular el crecimiento de células nuevas y, gracias a su acción regenerante, combatiremos los signos de la edad”.

Para los conocedores del cuidado de la piel, existen muchos procedimientos en cabina que [también] pueden hacer que la piel brille.

En primer lugar, las oxigenaciones de la piel, realizadas de forma artesanal (con extracción y vapor incluidas) y una vez que tenemos preparada la piel nos podemos apoyar en los tratamientos con luz pulsada intensa (IPL) o láser, según lo que mejor convenga a cada uno.

Paso 3: Proteger


“La piel es un marcador general de nuestra salud”, según Galmiche. Protegerla del daño solar causado por el sol es una gran medida preventiva para asegurarse de que se mantenga saludable y brillante.

Usa protector solar para prevenir el desarrollo de la hiperpigmentación inducida por el sol, cuanto antes empieces a usarlo, mejor. Os comparto un truco: no aplicarlo directamente sin aplicar antes un sérum que, además de aportar a la piel los activos hidratantes necesarios, evitará que la crema solar tapone los poros y asfixie la piel”, recomienda Galmiche.

 

Como siempre, puedes contactar con nosotros para cualquier consulta pinchando aquí.