“Acabar con la celulitis”, ese mantra universal.

By 12 abril, 2017Blog

Hace más de tres siglos, estaba de moda. Buen ejemplo de ello es la obra de Rubens, donde vemos a sus Tres Gracias presumir de lozanía, exceso de grasa y su buena dosis de celulitis con desparpajo. Pero eso era hace tres siglos. Hoy, nuestro canon es muy distinto y en él, la celulitis no es plato de buen gusto. Ganarle la batalla, es una misión que muchas dan por imposible. Pero no todo está perdido. Hoy en el blog os cuento desde cerca, cómo se puede mejorar la temida piel de naranja, desmontando por el camino, algún que otro mito.

No es ninguna mentira; acabar al 100% con la celulitis es muy difícil. Es más, mi experiencia como esteticista me dice que ese “acabar con la celulitis” es uno de los pocos mantras que comparte toda mujer que supere los 25 años y esté al amparo de sus vaivenes hormonales- es decir- prácticamente todas. Por eso cuando de pronto un día, reparas en que tus muslos o tu abdomen han decidido tomar la justicia por su mano y dejarle paso a esta inquilina tan anti-estética, más que llevarte las manos a la cabeza, te dices a tí misma…- ¡Vaya, ya decía yo que estabas tardando!, y no es de extrañar; porque si Sharon Stone, Beyoncé o Paz Vega que son divas mediáticas y viven de su imagen, no han conseguido escapar de su látigo ¿Quién es tan ingenuo como para pensar que va a formar parte de ese privilegiado 2% de población fémina sin un grano de celulitis?. Y aquí quiero llegar, porque hablamos de un problema que padecen entre un 85% y un 98% de la población femenina mundial– y que curiosamente se da con más frecuencia entre mujeres occidentales- un problema, que hay que saber tratar con paciencia, mano dura y de forma integral, sin falsas expectativas o recetas cosméticas milagrosas de por medio.

Bien, hemos llegado a ese punto. El de asumir que la celulitis no se va con gomas de borrar, electrodos domésticos o cualquier otra fórmula disparatada, y queremos ganarle la batalla – o al menos mitigar su apariencia-. Aquí es donde interviene el ojo clínico de una buena esteticista, que despliegue una estrategia bien pensada y adaptada a cada caso de celulitis, gracias a su savoir faire, es decir a sus secretos profesionales. A continuación, algunos de mis tips y recomencaciones  estrella para despedirse de una vez por todas de este molesto ocupante.

1.Diagnóstico 360º

¿Qué significa eso de 360? Muy sencillo, que cuando se estudia el estado de la piel, se tenga siempre en cuenta que éste puede ir de la mano de otros avatares estéticos. Un ejemplo de cabecera, sería el clásico matrimonio entre celulitis y flacidez, que no es lo mismo que tratar una celulitis edematosa con exceso de peso o una en estado embrionario, muy  frecuente en chichas delgadas y jóvenes.¿La moraleja? Antes de someterte a cualquier plan de rescate, exige un examen exhaustivo del estado de tu problema estético, sino no verás resultados en un millón de años. En Cristina Galmiche, llevamos trabajando con esta fórmula más de 29 años y no nos cabe duda; para solucionar un problema, hay que conocerlo desde cerca.

2. Radiofrecuencia, drenaje linfático y mesoterapia: el tótem más eficaz contra la celulitis.

El empleo de tecnología avanzada, nos permite atajar muchos problemas, que hace algunos años eran casi imposibles de redimir. Uno de nuestros tratamientos emblema, es la radiofrecuencia multi-polar, que básicamente destruye de forma más precisa y rápida el tejido adiposo del cuerpo, deshaciendo -entre otras cosas los nódulos de los que se nutre la celulitis- Si a este super héroe de la aparatología, le sumamos un majase drenante a la semana que despeje el organismo de linfa y nos ayude a desechar de forma natural las toxinas del organismo, y un buen cóctel de mesoterapia,  el éxito está servido.

3. Mamá, Vísteme despacio que tengo prisa.

Tengo que hacer una confesión. Todas esas operaciones exprés para mejorar el cuerpo en tiempo récord, me parecen muy poco adecuadas. Si lo que quieres es acabar con la celulitis, vas a tener que abrazar un plan a largo plazo, que por lo general va de 6 meses a un año y que además luego tendrás que mantener con constancia y buenos hábitos alimenticios y deportivos. Eso de meterte el batacazo dos meses antes de la temporada estrella del bikini, no es una fórmula muy aconsejable si lo que quieres son soluciones duraderas. Otra cosa distinta es  los que yo llamo “puesta a punto” que básicamente, es reforzar en cabina lo que hemos estado trabajando a lo largo del año y que sí es recomendable para presumir en temporada de tipazo. 

La Radiofrecuencia multi-polar de Venus Legacy, es una de las más avanzadas del mercado. Su musión es acabar con la grasa localizada y trabajar en profundidad problemas como la celulitis

 4. Una crema no te va a quitar la celulitis.

Esto es una realidad como un templo, y el problema es que hay muchas firmas de cosmética que venden soluciones instantáneas invencibles contra la celulitis, sé que igual peco de aguafiestas; pero un cosmético anti-celulítico sólo es una ayuda externa, que funciona como potenciador de un buen tratamiento estético y contribuye, siempre como complemento, a mitigar la piel de naranja, pero en ningún caso es un remedio absoluto. Además hay firmas y firmas…Una formulación cosmetológica de prestigio, con su consecuente despliegue de I+D y su buena dosis de activos anti-celulíticos es una inversión y en general un buen aliado. Pero por desgracia hay muchos productos que no cumplen estos estándares y apelan a la ingenuidad. Por eso, lo mejor es  fiarse de las recomendaciones de un buen profesional; ya sea esteticista, nutricionista o dermatólogo.

5. Deporte, el mejor anticelulítico.

Ahora otra confesión. Si queremos mantener nuestro cuerpo en su sitio, nuestra talla a raya- y sobretodo, alejarnos lo máximo posible de la temida celulitis, el deporte es fundamental. Así que ¡despídete de la vida sedentaria! y saluda a la actividad física. Actividades cardiovasculares como el running, la natación o las marchas son idóneas para mantener nuestro cuerpo despejado de grasa. ¿Mi recomendación? que optes por una actividad que te guste y con la que disfrutes. Si, como yo eres más de aire libre que de gimnasios atestados, hazte con unas buenas deportivas y lánzate a correr, si eres algo perezosa, un personal trainner te ayudará a ponerte en marcha y si no hay nada que te guste más que bailar, ¡aprovecha!, el yoga, también es un buen ejercicio si por el contrario acumulas mucho estrés. Sea como sea, pero ¡Muévete!

Hasta aquí mi post inaugural de Abril, espero que lo hayáis disfrutado y sobretodo ¡Que os haya resultado últil!. 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar