5 corporales para recuperar el amor por tu bikini favorito.

Aunque lo compraste hace tres temporadas, sigue siendo tu favorito. Pero este año resulta que tu bikini te ha declarado la guerra para que lo destierres al fondo del armario: un invierno sin ejercicio, las malas dietas de oficina o la falta de tratamientos ‘a prueba de gravedad’, son algunas de las causas. ¡Que no cunda un pánico! porque con buenos aliados de cabina se puede recuperar el tiempo (y silueta) perdido. Te lo prometemos: con estos 5 corporales volverás a amar tu bikini.

1. Masaje Vodder contra la retención de líquidos

Lo conoces desde hace años, porque es un clásico de la estética profesional. Más conocido como drenaje linfático, su misión es despejar el organismo de linfa. Es una técnica exigente, que aunque puede hacerse con aparatología, resulta más efectiva si se realiza con unas manos expertas. Es perfecto contra la retención de líquidos, un problema que hincha el organismo a causa de la acumulación de toxinas en el cuerpo.

#ElPlanCG: Lo recomendable son dos sesiones semanales tras las que empezarás a notar cómo tu cuerpo se aligera. A las diez sesiones, el cuerpo estará totalmente deshinchado, con menos celulitis -que también puede responder a un problema de circulación- y ¡listo para orbitar en la playa!

2. Legacy, el push-up definitivo

Si tu problema con la flacidez, conlleva además la aparición de grasa localizada en tus “zonas peligrosas”, este es tu tratamiento. La Radiofrecuencia Multipolar de Venus Legacy es la respuesta a tus súplicas veraniegas. Este dispositivo es un todoterreno que cautiva a celebs y modelos por igual: ataca la flacidez, reduce el contorno corporal debido a la reducción de células grasas, disipa la celulitis y además activa el sistema vascular, con lo que se consigue favorecer los procesos dérmicos de cicatrización, oxigenación y nutrición del tejido.

#ElPlanCG: en cuatro sesiones, se consigue reafirmar, reducir la grasa localizada y mejorar la celulitis. Es totalmente indoloro y cuenta con la ventaja de que puede compaginarse con tratamientos médico-estéticos como la mesoterapia, para potenciar los resultados.

3. Astral Skin para una piel de canela.

Un protocolo integral para rostro y cuerpo, centrado en paliar los estragos pre- vacacionales que sufre nuestra piel. Un ritual obligatorio para todas las pieles, que tras el invierno, están más envejecidas frágiles y sensibles. consta de 3 pasos que contribuyen a sublimar la belleza natural de la piel y prolongar y homogeneizar el bronceado. Lo primero que hacemos es una exfoliación encimática (sin ácidos) que arrastra las células muertas. Después, una envoltura a base de aceites esenciales, se encarga de nutrir en profundidad la piel. ¿Para ponerle la guinda al tratamiento?; un masaje drenante que aligere el organismo mejorando la circulación sanguínea. Para las pieles más claritas, es posible completar el ritual con la aplicación profesional de un auto- bronceador suave: el traje de baño claro, ya no será ningún problema.

#ElPlanCG: Dos sesiones. Una antes de la exposición solar y la segunda sesión tras ella, para contribuir a prolongar el bronceado.

4. Mesoterapia, solución corporal (exprés) a medida.

La mesoterapia, se sirve de micro-inyecciones muy superficiales cargadas con sustancias médicas ricas en minerales, vitaminas u oligoelementos, para reducir de forma progresiva los cúmulos grasos y mejorar la tonicidad de la flacidez. Los cócteles pueden personalizarse según cada problemática, potenciando nuestros puntos flacos. Es un tratamiento prácticamente indoloro; aunque es crucial respetar la frecuencia de cada sesión. Los resultados pueden potenciarse con sesiones de Radiofrecuencia multipolar, drenajes y otros tratamientos médico estéticos.

#ElPlanCG: Dos sesiones cada quince días. Radiofrecuencia multipolar combinada; una sesión semanal.

5. Hilos Mágicos o cómo despedirse de la flacidez en menos de 30 minutos.

Es una de las soluciones médico-estéticas más demandadas en centros especilizados. En mis centros se aplican varios tipos, en función del alcance y naturaleza del problema. Los hilos, se introducen en rostro y cuerpo y desencadenan un proceso conocido como colanogénesis, en el que se ‘despiesta’ la producción de colágeno y eslatina y se crean nuevas fibras que actúan como una red de sujeción que destierra la flacidez de nuestra preocupaciones estéticas. Los efectos son visibles de inmediato, aunque conviene hacerlos con un mínimo de dos semanas de antelación a las vacaciones porque pueden provocar pequeños edemas. Pueden aplicarse en rodillas, codos, óvalo facial, brazos y otras ‘zonas’ que presenten falta de densidad cutánea y tonicidad.

#ElPlanCG: Una única sesión de 30 minutos conseguirá maravillas . Duran de 6 a 9 meses.

 

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar